Servicio especial de recogida de amianto: ¿dónde suele encontrarse este residuo?

El amianto era uno de los materiales más utilizados hace años para la construcción de casas. Entre sus principales cualidades destacan un precio más que asequible y la capacidad de servir como excelente aislante. Motivos no faltaban para usarlo, aunque este material presentaba un gran riesgo para las personas que decidían revestir las paredes de su hogar con este material. En la actualidad es esencial contratar un servicio de recogida de amianto si lo detectas en tu casa.

El amianto, conocido también como asbesto, está formado por diferentes elementos como el magnesio, aluminio o hierro, entre otros. Como cualquier otro mineral, el paso del tiempo lo deteriora, produciéndose un desprendimiento de fibras que pasan a formar parte del aire y por ende pueden respirarse. 

Existen diferentes tipos de amianto. El amianto azul, por ejemplo, se utilizaba para el aislamiento de tuberías o plásticos, pero también como aislante para las máquinas de vapor. El amianto crisotilo, bautizado también como asbesto blanco, es el más común de todos y el que podemos encontrar en la mayoría de hogares antiguos, desde el propio suelo hasta las paredes o techos. Sus buenos resultados como aislante lo hicieron llegar a otros campos, siendo de utilidad para electrodomésticos o forros para los frenos de los vehículos. 

Sin embargo, una vez el amianto se deteriora y pasa a formar parte del aire puede provocar gravísimas enfermedades. Ha quedado demostrado que las personas expuestas al amianto pueden sufrir cáncer de pulmón, cáncer de ovarios o incluso de laringe. Otras enfermedades relacionadas a causa de respirar amianto son la asbestosis o pleuritis, ambas relacionadas con el aparato respiratorio y que afectan a los pulmones. 

Alquilar contenedores para escombros en A Coruña

A raíz del riesgo que supone para las personas, en 2001 la Organización Mundial de la Salud prohibió cualquier tipo de construcción vinculada al amianto. En 2002 las construcciones con asbesto quedaron totalmente prohibidas en España. Si vas a realizar cualquier tipo de reforma en casa y ésta cuenta con muchos años, muy atento a las siguientes líneas. Te enseñaremos los métodos más eficaces para identificar el amianto y cómo gestionarlo una vez lo hayas localizado. 

Cómo saber si tengo amianto en casa

Identificar el amianto en nuestro hogar no es una tarea complicada, aunque desde Gestan Conteco te recomendamos encarecidamente que si tu casa tiene varios años te pongas en contacto con un inspector profesional, quien se encargará de tomar una muestra para su análisis posterior en laboratorio. En el primero de los pasos debes identificar la antigüedad del hogar, es tan sencillo como conocer si la fabricación de tu casa es anterior o posterior a 2002, año desde el que quedó fijada en España la ley que prohibía la utilización de este material. 

Puede que tu casa sea anterior a 2002 y desconocieses los riesgos que puede causar el amianto. Es importante identificar los dos tipos de materiales que conforman el asbesto: friables y no friables. Los materiales de amianto friables son aquellos que pueden deshacerse en la mano, liberando toxinas en el aire. Generalmente los encontrarás en superficies como tuberías. Por otra parte, los materiales de amianto no friables conforman superficies del tipo azulejos o losetas de cemento. No suponen un peligro real hasta que estas superficies son destruidas, algo no muy difícil si vamos a realizar una reforma en casa. 

Cómo tratar el amianto: servicio de recogida de amianto

Ya sabes lo que es el amianto, el riesgo que supone para tu salud y la de tu entorno e incluso formas de localizarlo. Pero, ¿cómo se realiza el tratamiento del amianto una vez lo hemos identificado? 

Como ya mencionamos con anterioridad es imprescindible que te pongas en contacto con un experto en el tratamiento de amianto. Él mejor que nadie sabrá valorar la gravedad y los pasos a seguir para la recogida de amianto. Este tipo de pautas se realizan con la más absoluta seguridad, siendo necesarios trajes especiales, mascarillas, guantes y gafas para la total protección de la persona que vaya a realizar un análisis o interactuar con zonas que pudieran contener amianto.

Por tu parte, te recomendamos que en ningún momento interactúes con el amianto, jamás se te ocurra tocarlo, pasar los dedos por encima o detenerte a olerlo. Contacta con gestores autorizados y expertos, como Gestan Conteco, con la capacidad de recogerlo y tratar este material nocivo con todas las garantías de seguridad entre nuestros servicios.